Conocemos los beneficios que genera a las mujeres el vernos bien y sentirnos lindas. Sabemos que un maquillaje de belleza nos levanta la autoestima y nos predispone a llevar a cabo nuestras tareas cotidianas de una mejor manera. Hasta hace muy poco tiempo. Realizar una higiene de piel o tratamientos de cuidado facial y, finalizar el tratamiento con maquillaje se consideraba contraproducente.

De hecho, las cosmiatras sugeríamos no maquillarse en el mismo día de una higiene de piel o un tratamiento de cuidado facial abrasivo, como por ejemplo un tratamiento para pieles acnéicas. Sobretodo porque la piel se encuentra más sensibilizada que en otras ocasiones y muchas veces, componentes de un producto de maquillaje pueden provocar alguna reacción.

Más

Anuncios