Pequeña Historia de Moda II…

1 comentario

Mariano Fortuny, aunque no era modisto consiguió crear el único vestido que se ha ganado un sitio en la historia: el Delfos, un traje de seda plisada inspirado en los chitones de la Antigua Grecia. Como el chitón, caía desde los hombros hasta los pies sin costuras que le dieran forma, relleno o tela recogida. El modelo, creado en 1907 fue calificado de inmediato por los entendidos de obra de arte.

El Delfos era un vestido, que, sin mostrar nada, tampoco lo escondía y proporcionaba a la mujer la libertad de movimientos que anhelaba. Así, esta túnica se convirtió en el último grito entre las estrellas de la danza moderna, como Isadora Duncan o Martha Graham.
Más

Anuncios

Pequeña Historia de Moda I…

Deja un comentario

Jacques Doucet parecía estar predestinado a convertirse en modisto, nació en la Rue de la Paix parisina, donde todas las grandes casas de moda de principios de siglo tenían su sede y además en la infancia fue amigo de Gaston y Jean-Philippe Worth.

El joven modisto se hizo cargo de la tienda de ropa fundada por su abuelo. Pronto disfrutó de un gran reconocimiento, tanto que aún hoy en día se le considera el creador de los trajes de noche más costosos y refinados de su época.

Más

El Tatuaje: Una expresión de moda, estilo e historia.

3 comentarios

La palabra tatuaje se ha generalizado en muchos idiomas, etimologicamente proviene de la palabra polinesia Ta, que significa dibujar. El tatuaje en la historia de la humanidad, se puede describir en cuatro formas: por Punción, es decir con aguja, punzón, lezna, espina o instrumentos con muchas puntas. La materia colorante era el hollín, carbón vegetal en polvo, tinta china, cinabrio (mineral), etc, se introducía simultáneamente o se frotaba después. Éste es el procedimiento más difundido.

La segunda forma era el Moko; se realizaba con un especie de cincel dibujos diversos en la piel y luego tiñiéndolos como por ejemplo en la cara de los maoríes. El tercero por medio de Cicatrices, eran cortes profundos sin la utilización de colorantes, quedando claros. Y por último los Queloides, eran hechos por heridas que se mantenían artificialmente abiertas hasta formarse cicatrices convexas; un ejemplo de ello, los negros del oeste africano y australianos. Es un tatuaje en forma de botones en la línea media de la frente y la nariz. En Oceanía, América y África las formas en general son geométricas o en arabescos; en los malayos y japoneses, con figuras de seres naturales.
Más